Perfil del plan

Los ejes que cruzan transversalmente el Plan de Estudios propuesto son los siguientes:

la aspiración de reconocimiento de los derechos humanos,

la perspectiva de género,

la dimensión ética,

y el compromiso por el fortalecimiento de la democracia.

La aspiración máxima del reconocimiento pleno de los derechos humanos se convierte en un imperativo hoy día cuando la diversidad cultural, la calidad de vida, y las más variadas formas de opinión, encuentran sustento práctico.

La perspectiva de género imprime un nuevo concepto incluyente que implica una responsabilidad de la ciencia política, tanto como disciplina como práctica profesional.

La formación ética del profesional en ciencias políticas no es sólo un complemento, una materia más o una dispersión curricular. Todo lo contrario, corresponde a una formación integral, es decir, a la educación sobre sólidos principios morales y valores inconmovibles.

La formación ética del profesional en ciencias políticas no es sólo un complemento, una materia más o una dispersión curricular. Todo lo contrario, corresponde a una formación integral, es decir, a la educación sobre sólidos principios morales y valores inconmovibles.

Debido a su importancia, la ética no podría enseñarse en forma aislada de las otras materias. Es, evidentemente, una tarea diaria que la corresponde a todos los docentes tanto en sus cursos como en su vida personal, porque, como es sabido, la función pedagógica no se limita ni se agota en el aula.

El compromiso por el fortalecimiento de la democracia como sistema político en permanente construcción y susceptible de perfeccionamiento continuo se visualiza constantemente pletórico de retos y desafíos. Recordemos que en el año 1968 se recrea la Escuela de Ciencias Políticas con el objetivo explícito de contribuir con la democracia en nuestro país.

La formación teórica y el entrenamiento práctico deben ir, sin duda, unidos con la formación y conformación de un espíritu profundamente democrático que contribuya a ampliar la participación ciudadana, y que despierte en los educandos un sincero anhelo de búsqueda de los valores que entraña la democracia, como son la justicia social, la tolerancia, el respeto mutuo, la ética en la función pública, y el deseo de servicio comunitario.

T. Ball. Una alianza ambivalente: la ciencia política y la democracia estadounidense . En la obra de Farr y otros ya citada. J. M. Rodríguez. Democracia, Proceso y Constitución Política . Revista de Ciencias Sociales, Universidad de Costa Rica, Nº.81, Setiembre de 1998.

Existen valores que se vuelven compromisos innegables hoy día, sobre todo aquellos que tienen que ver con los principios de igualdad, de oportunidad para todos (v.g. personas con discapacidad); de transparencia de la gestión pública, de rendición de cuentas; de respeto a la libertad de pensamiento, expresión y asociación, entre muchos otros.

En esta perspectiva, el propósito de estos ejes es que se constituyan como punto de partida en el diseño programático en cada uno de los cursos: en su definición de contenidos temáticos generales y de actividades académicas, respetando por supuesto las singularidades de las áreas y cursos específicos que integran el Plan de Estudios.

Es en este sentido que se señala expresamente que -de alguna forma- la ejecución respectiva de los cursos contemplen de acuerdo a las circunstancias de su propia especificidad, su alcance metodológico y los objetivos planteados-, la adopción de los ejes reseñados.